Noroeste de Cerdeña: Alghero

Noroeste de Cerdeña: Alghero

Pues bien, en este post os explico mis últimos días por la isla.

Como el ferry de vuelta salía de Porto Torres a las 7.15 de la mañana decidí dejar la zona noroeste para el final.

Así que, como básicamente quería visitar Alghero y sus alrededores, pero el último día tenía que levantarme súper pronto e ir a Puerto Torres, busqué un hotel que estuviera en medio.

Así acabé tres noches en un hotel en Sassari.

Después descubrí que Sassari es una ciudad de interior y que es la capital de la provincia.

Si tuviese que volver a coger tres noches lo haría de diferente forma. La primera la cogería en Stintino y dos en Alghero.

Ahora bien, como las demás, es una zona donde te podrías pasar unas vacaciones enteras. De ser así, dormiría un día en Castelsardo como mínimo, seguro, un par o 3 de noches en Alghero y la mayor parte de días en Stintino, si lo que he ido a hacer es playa.

Pueblos y ciudades bonitos del noroeste de Cerdeña

El primero del que os voy a hablar me cogía de camino desde Costa Esmeralda hacia el hotel de Sassari, así que me paré por la tarde durante el viaje.

Castelsardo

El pueblo es simplemente espectacular. Nace en el mar, pero crece a lo largo de una montaña que sube de golpe desde el mar.

En el pico de la montaña se encuentra el antiguo pueblo y el castillo. Es realmente precioso, callejuelas, iglesia, catedral, miradores, el castillo, la muralla… ¡Un cuento de adas!

Esta parte del pueblo está repleta de sitios para cenar, tomar algo, heladerías, tiendas de souvenirs… Vamos, todo lo que encontrarías en un sitio tan bonito que se ha convertido en turístico.

Justo enganchado a él está lo que a día de hoy, es el centro del pueblo, mientras que en la parte más baja tenemos el puerto y zonas más residenciales/ segundo residenciales.

En fin, es un pueblo precioso y me hubiese encantado quedarme ahí a cenar, pero mi camino tenía que continuar hasta el hotel que tenía reservado

Sassari

Es la capital de la provincia y es una ciudad relativamente grande. Para que os hagáis una idea en la calle comercial te encontrarás un Zara, un Mango y prácticamente cualquier tienda de las que hay en toda gran ciudad.

Sin embargo, como es una ciudad interior, la verdad es que en Agosto está bastante desierta.

Cuando llegué al hotel, pregunté en recepción si merecía la pena visitarla y me dijeron que sí.

Les pedí un mapa y me fui para el centro histórico. Debían ser las 8 y pico. Había bastante gente por la calle, pero pronto las calles se fueron vaciando.

Acabé paseando por un centro histórico prácticamente desierto salvo por un par de plazas con un poco, solo un poco, de ambiente en las terrazas y una pequeña calle con 2 pubs y un restaurante.

La faena fue mía para encontrar un sitio para cenar. O estaban cerrados, o eran de interior y estaban vacíos.

Los 4 que tenían ambiente, llenos. Por el público, parecía gente que se había quedado en la ciudad y no se había ido de vacaciones.

Acabé cenando bastante bien en el restaurante San Martino.

Aunque no me pareció nada de otro mundo, es un sitio bastante auténtico que da la impresión que las noches de los sábados de fuera de agosto debe andar bastante solicitado.

Ahora, aunque no hubiese mucho ambiente, si os hablo de ella, es porque es una ciudad que merece la pena visitar si estás por la zona.

El centro histórico es muy bonito: edificios antiguos, palacios catalanoaragoneses y castellanos, catedral, iglesias, plazas y callejuelas que se mezclan entre si y que te hacen sacar el mapa para situarte.

Imagino que si la visitas un sábado o un viernes y, sobretodo, fuera del mes de agosto, el tema del ambiente debe ser radicalmente distinto.

Mi recomendación sería aprovechar una tarde o un día con nubes para darse un paseo por el centro histórico.

Alghero

Love at first sight! ¡Amor a primera vista!

Hay sitios de los que te enamoras al instante, no son muchos, pero los hay. Me pasó hace muchos años con Anvers y me ha pasado este verano con Alghero.

Está claro que ni el uno ni el otro juegan en la liga de los Paris, Roma, Londres, Nueva York, Barcelona o Madrid, pero son sitios que, por lo menos a mi, me han enamorado.

Se trata de una ciudad amurallada que da al mar. Como si fuera Carcassonne, pero la muralla da al mar, por lo que desde el paseo que va por encima de la muralla tienes unas vistas increíbles.

Ese paseo, además, esta lleno de restaurantes con magníficas terrazas en las que cenar.

En la parte que no da a mar abierto, desde la muralla, tienes vistas a un puerto deportivo espectacular y a toda la bahía en la que está situada la ciudad.

Dentro de las murallas, calles estrechas con ambientazo de gente paseando, miles de tiendas super kukis, restaurantes, terrazas, sitios para tomar algo, iglesias y calles y mas calles para perderse.

Fuera de la muralla, ciudad que da al mar con una paseo marítimo enorme para correr, ir en bici, pasear… lleno de chiringuitos, restaurantes… en una playa abierta de arena blanca y aguas transparentes.

En fin, dediqué dos tardes y dos noches a pasear por el centro histórico, tomar algo, cenar… y lo podría haber hecho bastantes días más, porque simplemente me enamoré.

Como curiosidad, conseguí escuchas a un par de locales hablando entre si en ese catalan antiguo italianizado que aún conservan en esta ciudad sarda y fue algo súper extraño.

Curioso también que uno de los postres estrella sea la Crema Catalana, o que tengan otro que es un «mel y mató» pero con otro nombre o que a todo lo que sofríen con tomate y cebolla le digan «a la catalana».

Y hablando de comida…

Restaurantes de Alghero (y sitios para tomar algo)

Tome algo en un par de sitios que me encantaron, aunque en ambos se puede cenar a base de picar cositas.

Birreria Sant Miquel

Se trata de un sitio en plan pub con una terraza estupenda en una placita súper tranquila entre dos callejuelas.

Como su nombre indica se puede tomar cerveza de varios tipos, alguna artesanal, pero también vino, cócteles o la mayoría de cosas que se te ocurran.

También hacen alguna cosa de comida y son especialmente generosos con el snack que te ponen con la bebida, flipad:

Pero hubo un sitio que aún me gustó más

SardOa Aperitivo di Vino

Se trata de un sitio al que ir a tomar vinos y donde puedes acabar cenando. Lo llevan un vasco y una chica italiana, imagino que de Alghero.

Tienen vinos vascos y sardos que te puedes tomar solos o en forma de cóctel, lo cual me resultó bastante sorprendente.

Para comer, montaditos, que tienen una pinta estupenda, y embutidos y quesos sardos.

Pero lo mejor es que ellos son majísimos. En la barra están ella con las bebidas y él con la comida. Una segunda chicales ayuda sirviendo las mesas. Los tres hablan castellano.

Como todo está tan bueno, hay un poco de kaos, pero de ese organizado. El sitio está a tope, pero lo van sacando todo con una sonrisa y se mueven de forma coordinada dentro de la barra ayudándose unos a otros y dando conversación a los que, como yo, estamos sentados en un taburete en la barra.

¡Me encantó!

Pero mi investigación no se acabó aquí, así que descubrí también un par de sitios para cenar.

Ristorante Al Bisbe 4

Restaurante de comida típica de Cerdeña y, en concreto, de esa zona de la isla.

Tiene una terraza fantástica, en una plaza monísima que nace de una calle que va a parar a una iglesia cuya torre se ve desde varios puntos de la ciudad.

La cena me encantó y el servicio, a pesar de que iban de culo como en todos los sitios buenos en zonas de veraneo en el mes de agosto, fue súper agradable y atento.

¡Reservad!!! Es un consejo que os doy para este sitio y para cualquier sitio chulo al que queráis ir que se encuentre en un sitio turístico o una gran ciudad.

Durante el viaje me llevé bastantes chascos porque no había reservado nada y iba buscando restaurantes chulos sobre la marcha. Así que muchas veces tuve que descartar los dos o tres que me habían parecido los mejores de la zona.

El último día, llegué a Alghero pronto por la tarde y, antes que nada, me puse a buscar dónde cenar y reservé en este restaurante, que fue el que más me gustó.

Con mi mesa en sitio guay asegurada para cenar me fui entonces a dar una vuelta y a tomar algo.

¡Y fue un acierto hacerlo así!

El día anterior, me tuve que conformar con la tercera o la cuarta opción y, os voy a hablar de ella porque si os pasa como a mi, la verdad es que no está mal.

Ristorante Pizzeria Casablanca

Pues eso, se trata de un restaurante que no lo destacaría por la comida, pero que tiene una terraza agradable en una plaza que comparte con un pub y otro restaurante.

Además, me trataron muy bien y se las apañaron para darme mesa muy rápido. Me pedí una ensalada caprese de primero y una pizza de segundo que no estaban nada mal y pagué un precio muy razonable.

Para dos días no veas la de sitios que os he dado eh! Bueno, vamos a las playas, que estamos hablando de un sitio de costa y aún no os he hablado de las playas.

Playas del Noroeste de Cerdeña

Pues bien, como os decía al principio, en el noroeste hay como dos subzonas: Alghero y Stintino.

Habría una tercera, que sería Castelsardo, que ya os he hablado del pueblo, y que también está rodeado de playas.

Unas serían las de Costa Paradiso de las que ya os hablé en el post anterior. Luego están las del pueblo y las que tenga por el otro lado, a las que no fui y, por lo tanto, no puedo opinar, pero que por lo visto en fotos son súper bonitas, como en toda la isla.

Playas de Alghero: Spiaggia delle Bombarde

Si vas desde Alghero se llega resiguiendo la costa de la propia ciudad y queda como al otro lado de la bahía.

La playa tiene un hotel con un trozo de playa privado a la derecha separada por una zona rocosa, y el resto de playa es para los mortales. Tiene varias opciones de chiringuito con vistas a la playa, que es como una cala grande.

La arena es blanca y fina y se entremezcla con alguna zona de rocas. Hay espacio reservado para hamacas y luego hay un puesto de hamacas mucho más barato que te ponen la hamaca donde tu les pidas.

Cuando llegué me fui a dar una vuelta por toda la playa para ver que opciones tenía para comer y reservar. El que me pareció mejor para lo que quería, una ensaladita y algo del mar a la plancha, fue el siguiente:

Tam Tam

El sitio tiene una terracita entre árboles con vistas a la playa, donde reservé, espacio interior con ventanales también con vistas a la playa y una terraza más feota que queda detrás del edificio.

Cuando llegó la hora de comer el día se puso triste. Así que les pedí que me cambiaran a la terraza feota, pero cubierta con sombrillas, y fue un acierto porque en nada se puso a llover.

Así que alargué la comida con un tiramisú, bien de vino y copa de baileys hasta que paró de llover.

La verdad es que no se si alguno de los otros era mejor opción para comer porque este no era nada del otro mundo, aunque el atún que veis no estaba nada mal y el Tiramisu, casero, muy rico.

Fui a este porque me pareció que tenía una carta más completa, aunque como espacio, había alguno que me gustaba más.

¡Si vais a otro me contáis!

Por la tarde quería ir a la Spiaggia di Mugoni, pero con la lluvia se me quitaron las ganas, por lo que no os puedo contar que tal.

Stintino: spiaggia La Pelosa

Tenía apuntada la playa de la La Pelosa para ir de las de la zona de Alghero, como tenía la delle Bombarde o la di Mugoni. Pero cuando llegué ahí me llevé una sorpresa.

La Spiaggia de La Pelosa se encuentra cerca del municipio de Stintino. Pero no es la única, el municipio tiene muchas playas todas súper bonitas.

Es una zona de veraneo espectacular, con mucho ambiente, sitios para comer y cenar, muchas playas, todas preciosas y delante de un conjunto de islas que conforman el Parco Nazionale dell’Asinar.

Me han dicho que si tienes la opción de calear en barco por las susodichas islas vas a flipar.

En cuanto a la propia spiaggia de La Pelosa, qué decir, que es la playa que más me gustó de todo el viaje y una de las playas más bonitas que he visto en mi vida.

Así, a bote pronto, solo se me ocurre Illetes de Formentera para encontrar algo comparable. Y, como le pasa a esta en agosto, tengo que decir que estaba a reventar, también de italianos, jejeje.

Arena blanca que no va en linea recta, sino que va haciendo curva y agua de un color indescriptible que va cambiando a cada metro.

Delante ves el parque nacional formado por las islas, que parece que esté a tocar, A la derecha ves la costa Sarda en el horizonte que se debe corresponder con Costa Paradiso y, a la izquierda, una islita con un torreón medieval al que algunos atrevidos se llegan nadando, simplemente maravilloso.

Era tan bonito todo que no me pude quedar tumbado en la arena cuando llegué y me puse a dar vueltas hasta topar con un sitio para comer cuya localización me pareció formidable, así que ya sabía donde comería.

Ristorante La Pelosetta

Si sabéis que vais a ir, llamad y reservar, os darán un mesa con mejores vistas que a mi. Yo fui sin reserva y pude comer porque fui súper pronto, rollo 12:50 y, aún así, casi me quedo sin porque les quedaban solo un par de mesas libres.

El sitio tiene una localización fantástica. Esta al final de la playa, separado del resto por una zona rocosa y con una mini cala a la que se accede desde una zona ajardinada con hamacas del propio restaurante.

La terraza da a una zona rocosa por lo que delante no tienes bañistas, sinó mar con solo algún aventurero nadando. Las vistas son inmejorables.

La comida y el servicio están a la misma altura y me comí una ensalada y una Frégola (ya os hablé de ella en el primer post del viaje) excelentes a un precio que, estando donde estaba, con esa calidad de comida y con vino, me pareció más que razonable.

¡Os lo recomiendo al 100%!

Y así, con esta playa fantástica y comiendo en este sitio idílico, llegamos al final del post y de mi viaje y es que lo mejor siempre llega al final porque:

¡The best is yet to come!.

Espero que os hayan gustado los tres posts y muchísimas gracias por leerme, como en los otros dos, acabo con un mapa de todos los sitios comentados.

¡Mil gracias de nuevo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *