Trumfes

Producto de temporada y servicio personalizado

¡Sé el primero en valorar!

1 Like

30 - 50

Prometo que en unas semanas me pondré a escribir sobre restaurantes de Barcelona otra vez, pero es que con la cantidad de nieve que aún hay, el mes de febrero de solazo que ha hecho y las ganas de esquiar que tengo este año, llevo no se cuantos fines de semanas seguidos ya sin estar por la ciudad.

Y para esta semana se prevé nevada el jueves, así que creo que alargaré un poco más, jeje.

En fin, mientras, para los que os interese porque vais a menudo, o para que os acordéis de lo mucho que dí la lata en su día con restaurantes de la Cerdaña si algún día planificáis escaparos por ahí, os seguiré hablando de restaurantes que voy probando de la comarca.

¡Y es que está repleta de sitios a los que vale la pena ir!

Ya os dije en otro post que uno de los pueblos más culinarios es Llívia. Tiene unos cuantos sitios muy recomendables y este fin de semana fui a uno al que solo había ido una vez hace años y del que tenía buen recuerdo.

Restaurantes en Llívia

Pues como os decía, hay unos cuantos y algunos muy recomendables. Ya os hablé de Can Ventura, que me encanta, y me gustaría hablaros de Cal Cofa, a ver si voy antes de que se acabe la temporada o lo tengo que dejar para más adelante.

Pero hoy os quiero hablar del Trumfes. Para los que no lo sepáis, una trumfa es una patata, y la denominación era típica de la zona del Pirineo y Girona, pero creo que se ha ido perdiendo con el tiempo.

Así, que el nombre ya dice algo de este sitio. No te extrañe pues encontrar este tubérculo en muchos de sus platos.

La cocina que hacen usa productos muy típicos de montaña, pero también algunos ingredientes del mar y de otros lares.

Sus creaciones son una mezcla de culturas que hace que te encuentres platos típicos de la zona, algunos de raíz francesa, y algunos que mezclan técnicas locales y de otros sitios demostrando que en los fogones hay alguien con conocimiento e imaginación.

La carta no es muy extensa, unos cuantos entrantes, carnes y pescados. Eso sí, con cosas bien distintas para satisfacer a cualquier paladar.

No obstante, la cantidad de opciones se incrementa muchísimo con la carta de tapas que hacen que el restaurante pueda satisfacer tanto a los que van a ponerse morados sin compartir nada, como a los que van a “picar” algo.

Además tienen un par de menús que aún dan más posibilidades por si no te quieres calentar demasiado las cabeza.

En cuanto a la decoración el sitio es precioso. Se encuentra en la calle principal del pueblo que sube desde la carretera a, como dirían los donostiarras, lo viejo.

Tiene unos grandes ventanales que le dan mucha amplitud al local. Por dentro, la madera y el blanco contrastan dando un toque cálido, pero moderno, y sin que se vea nada recargado, todo en su justa medida.

La verdad es que solo había ido una vez hace años y no había vuelto, pero sin duda es un sitio que tendría que tener más en cuenta cuando me pongo a buscar sitio para cenar. ¡Pero es que hay tantos sitios buenos!

¡Muchas gracias por leerme una vez más! kisses

  • Hoy¡Día libre!
  • Thursday08:00 PM - 11:00 PM
  • Friday08:00 PM - 11:00 PM
  • Saturday08:00 PM - 11:00 PM
  • Sunday08:00 PM - 11:00 PM

Escribir evaluación

La revisión recomendada debe tener al menos 100 caracteres.