El Vaso de Oro

Experiencia, tapas y cerveza bien tirada

¡Sé el primero en valorar!

Like

20 - 30

En Barcelona, muchas veces, para ir a cenar o a comer a alguno de tus restaurantes favoritos, tienes que reservar unos días antes, sobretodo en fin de semana, ya que, si no, seguramente no encuentras sitio. Yo soy muy de, cuando hay un plan definido, concretar sitio y llamar ya que creo que merece mucho la pena pensar un poco antes de tiempo para asegurarte mesa en el sitio que quieres. Para que os hagáis una idea de mi locura en este tema, hace unos años tenía por costumbre escaparme a Ibiza cada año mínimo una vez por temporada. Pues bien, dado como se pone la isla en verano, planificaba todas las comidas en enero o febrero y hacía todas las reservas ya para junio o julio. ¡Sí, estoy como una chota, lo sé! En algunos restaurantes flipaban, en otros, para ellos, es lo más normal del mundo.

Bar auténtico en la Barceloneta

Sin embargo, hay personas a las que no les gusta nada planificar y prefieren vivir el día a día decidiendo sobre la marcha. ¿De qué tipo sois, de los que llenan su agenda de cosas o de los que la tienen vacía y van improvisando? A veces salen planes espontáneos y no te queda otra que buscarte la vida para ver qué haces. Dada la ausencia de expectativas, solemos decir que estos planes son los mejores ya que, de un día en el que no tenías nada programado, acabas llegando a casa pensando: ¡Joder, que bien me lo he pasado! El querer ir a comer y no tener reserva, puede que haga que nos quedemos sin ir donde queremos, pero nos obliga a pensar, buscar y decidir al momento con aciertos y fracasos. Lo bueno de esto, es que acabas descubriendo cosas que en una vida planificada seguramente no descubrirías nunca.

Barrios de Barcelona

Para este tipo de circunstancias, los barrios en forma de antiguo pueblo son una gran opción. Ya os he hablado en otros posts de Gracia, que está lleno de garitos de todo tipo, en muchos de los cuales no reservan y están pensados para que la gente pique algo a medida que va llegando. También son buenas opciones, aunque algo desconocidas para mi, Sant Andreu o Poble Sec. Últimamente me han preguntado por restaurantes por la zona de Paral·lel en un par de ocasiones y la verdad es que voy bastante perdido, así que se aceptan sugerencias. Por cierto, me han recomendado este: Bodega d’en Rafael. También en Les Corts, mi barrio, hay algunos sitios a los que se puede ir sin reserva y comer muy bien. Los que me conocéis o me seguís por Instagram, sabréis que en El Tap me siento como en casa.

Ruta por la Barceloneta

Pues bien, uno de los sitios por excelencia a los que se puede ir cuando se quiere ir a comer bien y no se tiene reserva es a la Barceloneta. Abundan restaurantes de todo tipo y sitios míticos y tradicionales donde hacen tapas y platitos de chuparse los dedos. Es un gran plan improvisado ir de caña en caña o de vino en vino comiendo tapitas que van de lo más básico a lo más sofisticado.

Bodega Fermín

Antes de empezar la ruta, ya sea de mediodía o de noche,  a mi me gusta pasar por aquí. Banderillas,olivas, chips y alguna cosita más para acompañar un vermut casero, una copita de vino, o alguna de las Craft Beers (cervezas artersanales) que tienen en la pizarra. El local tiene mucho encanto y cuatro mesitas en una plaza con mucho ambiente. Por cierto, detrás de la barra hay buena gente.

La Cova Fumada

Al lado tienes una de las mejores opciones para empezar la ruta. Aquí se inventó una tapa que hoy hacen en todos lados, la bomba, o por lo menos eso me han dicho y no es la única tapa excelente que te vas a tomar.

Bar Jai-Ca

Este es otro buen sitio en el que parar, también cargado de savoir faire y tradición.

Bar de toda la vida

Pero del que yo os quería hablar y, sí, hoy me he ido por las ramas más que nunca, es de El Vaso de Oro. Es un local estrecho, con una barra larguísima en la que mucha gente come de pie, salvo los afortunados que consiguen un taburete o una de las mesas altas que hay en los extremos del local. Se respira autenticidad a saco: todo de madera que se ve que lleva mil años así, camareros que parece que ya estuvieran ahí cuando abrió el local antes de que montaran el barrio, pedidos cantados de punta a punta de la barra que sorprendentemente oye la gente de la cocina y prepara en cuestión de minutos, en fin un espectáculo que hay que ver en directo.

Tapas típicas bien hechas

En cuanto la comida, todo a base de tapas y platitos. La idea es tomarte alguna si estás de ruta y continuar o, si consigues un taburete y una posición cómoda, por qué no, centrarte en este lugar y comer o cenar ahí. Toda la materia prima es de calidad prime. Tienes un montón de tapas de las de toda la vida: ensaladilla rusa, pincho moruno, calamares andaluza, boquerones, croquetas, bravas, anchoas, chocos, morcilla, pimientos del padrón mohama, callos… Y luego cosas más originales como atún picante, huevas, salmón ahumado, solomillo con foie, rape o atún a la plancha o pescado y marisco de Playa

En fin improvisadores, ahí os dejo una opción que si sois de los de “on the march” auténticos imagino que ya conoceréis y, si en verdad sois planificadores, quedaros tranquilos, porque ir a la Barceloneta y hacer una ruta por los lugares que os he comentado ya constituye un buen plan por sí mismo, aunque no hayas llamado para reservar antes.

¡Bon appéttit!

  • Hoy¡Día libre!
  • Wednesday11:00 AM - 12:00 AM
  • Thursday11:00 AM - 12:00 AM
  • Friday11:00 AM - 12:00 AM
  • Saturday11:00 AM - 12:00 AM
  • Sunday11:00 AM - 12:00 AM
  • Monday11:00 AM - 12:00 AM
  • Tuesday11:00 AM - 12:00 AM

Escribir evaluación

La revisión recomendada debe tener al menos 100 caracteres.