Cal Carter

Oasis de tranquilidad y buena comida

¡Sé el primero en valorar!

Like

30 - 50

Hay días de esos en los que apetece ir de excursión.

A veces, con ir a un restaurante del Maresme, Castelldefels, Gavà mar o Sitges nos basta, sobretodo en verano, pero otras, tenemos ganas de sumergirnos en un mundo de plena naturaleza.

Un lugar fabuloso al que ir es un pueblecito que se llama Mura.

Se trata de un pueblo extra bonito, con casas de piedra llenas de historia. El pueblo se encuentra en medio del Parque Natural de Sant Llorenç del Munt i l’Obac, formado por una serie de montañas que quedan detrás de Terrassa.

Si eres de los que les gusta hacer curvas en moto o en coche, ir hasta ahí es una excursión ideal. Desde Barcelona tardas una hora más o menos, de la que media horita es de autopista y el resto de curvas con subidas y bajadas pasando por en medio de un bosque montañoso.

Una vez ahí, puedes darte un paseo por el pueblo o incluso acercarte a Talamanca, otro bonito pueblo que está al lado.

Si te va hacer excursiones por la montaña o buscar setas, seguro que es un destino que satisface tus necesidades.

Pero si lo que eres, como yo, es un apasionado de ir a comer por ahí con amigos, tomarse un vermut antes, y alargar la sobremesa, y te apetece hacerlo en un entorno rural para salir un día del ambiente urbano, sin duda lo que hace que ir a Mura sea un buen plan es el restaurante Cal Carter.

Restaurante de montaña en Barcelona

El restaurante se encuentra en medio de este pueblo montañoso. A parte del restaurante, también disponen de apartamentos en los que hospedarse. Por cierto, todo Dog Friendly.

El Restaurante es muy grande y, aunque se pone a tope porque ir ahí a comer es un planazo, tiene bastante capacidad, por lo que puede ser que encuentres mesa llamando el mismo día.

En la entrada del restaurante tienen una terraza con una cuantas mesas en las que toca el sol de mañana hasta bien entrado el mediodía.

¡Hacer el aperitivo ahí es un lujazo!

Te servirán vermut, vino y varios tipos y marcas de cerveza con alguna artesanal de botella incluida. Esto lo podrás acompañar de los snacks típicos en los que las chips y las olivas son los reyes.

Cuando pases al restaurante, la decoración te transmitirá la calidez típica de una casa de montaña.

En cuanto a la comida, la carta es de cocina tradicional catalana y, en concreto, con platos muy de la zona. Como ejemplo, tienen dos platos del propio pueblo, uno de ellos, unos garbanzos con un alioli como gratinado que me pareció espectacular.

Respetando los ingredientes y los platos típicos de la comida catalana de montaña, tienen una buena variedad de opciones de primero un poco más elaboradas de lo que sería la receta original.

De segundo, las carnes, como no puede ser de otra manera, son la estrella, aunque cabe destacar «muy mucho» que hacen arroces, y los hacen buenísimos, de esos que quedan con un dedo de arroz bien seco en la paella.

En definitiva, ir con el coche o la moto hasta ahí, darse una vuelta por el pueblo, tomar el aperitivo y quedarse a comer en Cal Carter es un planazo que me encantó y que espero repetir en breve cuando tenga ganas de montaña, aunque también es verdad que se acerca la temporada en la que el Pirineo se lleva casi todo el protagonismo en este ámbito, ¡Y ya me muero de ganas de ir!

Si has llegado hasta aquí en la lectura, ¡M U C H Í S I M A S     G R A C I A S!!!

Bso.

  • Hoy¡Día libre!
  • Monday08:30 PM - 11:00 PM
  • Tuesday08:30 PM - 11:00 PM
  • Wednesday08:30 PM - 11:00 PM
  • Thursday08:30 PM - 11:00 PM
  • Friday08:30 PM - 11:00 PM
  • Saturday08:30 PM - 11:00 PM
  • Sunday08:30 PM - 11:00 PM

Escribir evaluación

La revisión recomendada debe tener al menos 100 caracteres.