Comer o cenar solo en Barcelona

Comer o cenar solo en Barcelona

Tengo una amiga de estas que hace muchas horas en el trabajo que tiene por tradición darse de vez en cuando un homenaje en alguno de sus sitios preferidos en el tránsito del trabajo a casa para que la semana no sea solo trabajo/ casa, casa/ trabajo.

La pasada semana santa y el pasado verano, como no tenía planes que me cuadraran demasiado con nadie, me decidí a hacer un par de viajes solo de los que ya os hablé en otros posts. La verdad es que fue una gran experiencia y, como me gusta mucho probar sitios de comida, no me estuve de buscar restaurantes que valiesen la pena en cada lugar y compartir conmigo mismo un buen vino y una buena cena y, la verdad, es que lo pasé fenomenal.

Sin embargo, en Barcelona me cuesta más ir a comer o cenar sin haber quedado con nadie. Si bien es verdad que comer un menú en algún sitio un mediodía laborable es algo a lo que muchos estamos acostumbrados, por contra se nos hace cuesta arriba cuando se trata de salir solo a cenar o a comer un fin de semana.

No obstante, como no siempre tienes planes y, aún así, puede que no te apetezca nada quedarte en casa matando el tiempo con Netflix, salir a cenar por ahí, aunque sea contigo mismo, puede ser un planazo.

Porque al fin y al cabo, si te apetece hacer algo, vas a dejar de hacerlo por no tener a nadie con quien hacerlo? Hacemos muchas cosas solos. Vamos a la playa, al gimnasio, a la piscina, al cine… pues, por que no, vayamos a cenar por ahí cuando nos dé la gana.

Yo suelo decir que saliendo a la calle pasan cosas y que sentado en el sofá de casa ¡nunca pasa nada!

Principalmente nos cuesta lo del restaurante porque supone estar un buen rato sin nada que nos mantenga la mente ocupada más que la comida o el sorbo de lo que estemos bebiendo.

Mejores bares para trabajar en Barcelona

Debido a mi situación profesional, que me da la libertad de trabajar desde cualquier sitio, la verdad es que me he ido acostumbrando a ir solo a muchos sitios. Los días que no voy a la oficina, yo, mi portatil y mi ebook nos vamos a alguna cafetería del barrio.

¡Cuando llega el verano los chiringuitos son una gran opción!

Esta experiencia me ha llevado a una conclusión: los sitios en los que te sientes más a gusto son en los que hay más personas en tu misma situación. En el caso del trabajo, gente con el portátil, en grupo o no. Si además la disposición de las mesas y las sillas facilitan que se produzcan conversaciones seguro que acabas hablando con alguien y quien sabe, quizás haciendo nuevos amigos o compañeros de oficina.

Es por eso que hay cadenas, como starbucks o sandwichez, que resultan ideales. Tienen mesas grandes y pequeñas para que tu decidas si quieres una mesa para ti o compartirla y un ambiente propicio para estar cómodo con el portátil o leyendo un libro.

También hay otras pequeñas cafeterías que resultan perfectas para esto. Una de mis favoritas, hidden cafe barcelona. No he probado café mejor y el ambiente y las mesas son ideales.

En general me gusta que haya mesas alargadas en las que te sientas junto a otras personas, lo que facilita, si te esfuerzas un poquito, a conocer gente interesante casi todos los días.

¿Soy el único que va con el portátil arriba y abajo por ahí? ¿Cuales son vuestros sitios favoritos?

Tomar algo solo en Barcelona

Ahora bien, la cosa se complica cuando ya no te acompaña el portátil, porque resulta raro estar con una copa de vino, una cerveza o un café sentado solo en una mesa sin nada más que hacer que mirar el movil y beberte lo que te estés bebiendo.

Con wifi en casi todos lados no resulta raro ver a alguien viendo una peli en el móvil o la tablet en un bar a día de hoy. Llevarte un libro es una gran opción, eso mantendrá tu mente ocupada.

Somos animales sociales, así que si no te apetece quedarte en casa, porque no, sal a tomar una cerveza y si te sientes incómodo, busca algo con que distraerte.

Si además lo que quieres es relacionarte, esto va a requerir un poco más de esfuerzo por tu parte. Cuando vas a un sitio a trabajar de los que son propicios para ello es más fácil. La gente está con el portátil, igual que tú, por lo que un poco de conversación seguro que la agradecen, salvo que seas muy pesado. Para tu sorpresa verás que si lo haces también hay quien te habla a ti.

Sin embargo, si te vas a tomar algo por ahí, resulta más difícil ya que la gente suele ir acompañada, así que es fácil que seas el único, o de los pocos, que ha ido ahí sin nadie y, claro, ponerse a hablar con un grupo de gente que se conocen y que están hablando de sus cosas es ya de campeones sociales. Si además estás en una mesa de dos alejada del resto ya resulta prácticamente imposible.

Así, que otra vez, los sitios con mesas largas que comparten personas que no han venido juntas vuelven a ser una gran opción. Como esto es complicado de encontrar, las barras son quizás la mejor opción.

Si vas a sitios donde la gente se sienta principalmente en la barra es muy fácil que tengas a alguien al lado con quien hablar y, si no, tienes al camarero que está acostumbrado a hablar con desconocidos.

En este sentido, me encanta, porque me gusta y porque lo tengo al lado de casa, El Tap BCN. Tiene una gran mesa central y una barra bastante larga en la que es fácil que acabes comentado la jugada con el de al lado. He ido tantas veces que me siento entre amigos.

Otro sitio que me gusta cuando estoy más mísitico y lo que busco es leer un rato es el Europa Café, hay mucho ambiente y, si bien la disposición de las mesas hace muy difícil conocer a alguien, si lo que quieres es estar un rato contigo mismo o leer en un buen ambiente, es un buen lugar al que acudir.

Otros sitios a los que no suelo ir tanto, pero que también me parecen un buen sitio son el BierCab o el Olofson.

Sin embargo, seguro que me dejo muchísimos, así que soy todo oídos para recomendaciones.

Restaurantes para comer solo en Barcelona

Si lo de tomar algo es un reto, lo de cenar o comer por tu cuenta ya es un plus y, por que no, un propósito que todos nos tendríamos que poner porque, si te acostumbras, lo de estar aburrido en casa porque no tienes plan formará parte de tu pasado.

No sabéis la cantidad de días que sobre las ocho pienso «va, me voy a tomar una cervecita y luego ceno en casa» y acabo volviendo a casa no se cuantas horas más tarde después de noches que, a veces, se han convertido en memorables.

Últimamente he hablado del tema y he llegado a la conclusión de que hacerlo es de valientes. ¿Por que quedarte en casa un sábado por la noche si no tienes plan o un domingo al al mediodía?

En este sentido, a mi me cuesta poco en verano irme a la playa y comer en un chiringuito ya que, como la comida está rodeada de tumbarse a tomar el sol y pegarse una sienta antes y después de comer, resulta relativamente fácil.

También me resulta sencillo si estoy de viaje puesto que entre la soledad de una habitación de hotel y dar un paseo por ahí y buscar un restaurante chulo no hay color.

Pero en Barcelona resulta más complicado, porque la tentación de quedarse en la zona de confort de tu casa, tragando tele suele ser superior a la de irte por ahí a aguantar-te a ti mismo, a tu ego y a tus miedos.

Pero tendremos que superarlos, no? Al final, cuando algo te cuesta, solamente te va a dejar de costar a base de repetirlo.

Si para ti esto no es un problema, estás listo para ir a un sitio al que te apetece ir porque te gusta su comida, sentarte en una mesa, relajarte y disfrutar. Como estás acostumbrado a esta situación seguro que tu mente no te empieza a traicionar con lo de que haces ahí en silencio cuando todo el mundo está con gente, bla, bla bla.

Que sepas que no eres el único que estás solo. ¡Todos estamos solos en algún momento! La diferencia es que la gente lo que hace en estos casos es quedarse en casa muerta de asco porque no tienen las agallas suficientes para estar bien consigo mismos en un entorno donde todo el mundo está acompañado.

Pero si crees que no te vas sentir a gusto y te apetece ir a un sitio en el que sea fácil establecer conversaciones con desconocidos o en los que sea más probable que haya otros en tu misma situación, lo mejor es otra vez es encontrar restaurantes informales donde la gente se sienta en barras o mesas compartidas.

Y haberlos haylos. Algunos de los que se me ocurren:

¿Cuales se os ocurren a vosotros?

En definitiva, si bien es verdad que compartiendo con alguien lo que sea siempre es más interesante, no siempre existe es alguien y eso no debe ser un motivo para dejar de hacer las cosas que nos apetezcan, así que salgamos por ahí! Solos o acompañados.

Espero que me comentéis vuestros sitios preferidos!

Gracias por leerme una vez más!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *